PASO 1. Aprender a APRENDERSE (INTROSPECCIÓN)

A partir de los dos años de vida los bebés comienzan a señalarse a sí mismos cuando delante de un espejo, un adulto le pregunta quién es ‘ese de ahí’.

En ese momento comienza la auto-consciencia. Esa reacción de sorpresa positiva es la debería acompañarnos durante nuestro auto-descubrimiento a lo largo de toda la vida, ya que probablemente la relación con uno mismo, es la relación personal más importante que establecemos durante (y para) nuestra propia existencia.

Hace ya un par de siglos que la psicología comenzaba a rasgar el cascarón aplicando en sus primeros “laboratorios” una técnica reflexiva llamada introspección (mirar hacia dentro).

Aquellas horas de anote aquí sus pensamientos que dedicó el psicólogo A.Binet a principios del siglo XX, resultaron el inicio de un importante fenómeno que en nuestros días, si te gusta leer, ya has percibido: el boom del auto-conocimiento.

La habilidad de conocerse a uno mismo (introspección), se ha declarado una de las principales claves del éxito humano, llegando en los últimos años a liderar estanterías en las secciones de economía y business.

En plena era de la tecnología, pocas son las veces en las que recibimos un nuevo aparato  y nos detenemos a leer las instrucciones. Sin embargo cuando dedicamos tiempo a entender como funciona algo es cuando realmente podemos sacarle el máximo partido. Lo mismo ocurre con nosotros mismos. La capacidad de introspección permite a la persona APRENDER A APRENDERSE.

Desde hace un tiempo el entorno globalizado y altamente estimulante que nos rodea hace que se acelere el ritmo de evolución en las personas. Aprender a aprenderse significa entender cómo cambiamos, cómo entendemos las cosas, cómo las interpretamos, cómo actuamos cuando algo no nos gusta (y porqué no nos gusta), cuándo estamos de mal humor y qué podemos hacer para cambiarlo… etc.

No importa si se trata de una conversación con un coach que te ayuda a esclarecer objetivos, una charla con un amigo de confianza en una cafetería o un word en blanco.

Si aún no lo tienes, marca un lugar y momento a la semana para ti. Para regalarte unos minutos de introspección, probablemente será una de las mejores inversiones que hagas para tu presente y futuro.

Anuncios