Detector de valores

 

  • ¿Por qué quieres ser profesora?
  • Porque los niños son el futuro. Son lo más importante y creo que puedo hacerlo bien, ayudarles, influir en ellos de alguna manera, influir en el mundo, dejar un legado…

La chica a la que le hice esa pregunta continuó durante dos minutos recreándose en sus razones. Hay cierta magia en preguntarle a una persona sobre su profesión. Después de hacerlo decenas de veces en seguida sabes a partir de su respuesta cuando alguien siente verdadera predilección por lo que hace. La trascendencia era uno de los valores fundamentales de esa opositante a profesorado de secundaria cuya vocación tuve oportunidad de acompañar desde cerca hace unos años.

En su caso, impactar en la sociedad del futuro participando en la evolución de los otros era lo que le daba sentido no sólo a nivel profesional si no a nivel existencial. Quizá podría haber llegado a ser una buena chef de restaurante (tenía ojo y mano para la cocina) pero muy probablemente no se habría sentido del todo plena.

¿Pero qué quiere decir sentirse pleno? Aunque es una expresión que todos sobreentendemos, no siempre es fácil de explicar y aún menos de materializar.

El ser humano tiene la peculiaridad de ir explicándose (de forma peculiarmente abstracta) el mundo que le rodea. Para lograr esa explicación realizamos juicios sobre cada vivencia que experimentamos. Valoramos e interpretamos casi todo con lo que nos topamos para clasificarlo y conseguir de esta forma un entorno más predecible. Desde algo tan evidente como evaluar de peligroso la presencia de un tigre de bengala frente a nosotros hasta la complejidad de concluir que el mal humor de un compañero se debe a que no durmió bien la noche anterior. Todos esos veredictos que vamos extrayendo son la causa y guía de nuestras conductas y respuestas al entorno.

Aquellas conclusiones a las que colocamos la etiqueta de “esto es importante!!” son también las que guardamos de forma automática en nuestro almacén de VALORES PERSONALES.

Este proceso puede ser más o menos consciente para cada uno de nosotros pero sucede de forma automática en todos y es lo que nos hace particularmente únicos a cada uno de nosotros. Es por esta razón que cuando conocemos los valores personales que nos mueven y les dejamos ser partícipes en nuestra toma de decisiones, conseguimos sentirnos coherentes e importantes para nosotros mismos.

¿Qué es importante para ti y por qué lo es?

Anuncios