Auto-Realización: ¿Qué has aprendido hoy?

La mayoría de personas que se han formado o experimentado coaching pronto se da cuenta de la importancia de instaurar esta pregunta en su rutina. La siguiente que solemos hacernos es ¿cómo me convierte eso en una mejor versión de mi mismo/a?

Todos tenemos en mente, de forma más o menos consciente, un ideal de lo que nos gustaría ser. Esa expectativa viene determinada por muchos factores, desde valores personales hasta los mensajes publicitarios transmitidos por los medios que engullimos a diario en formato pantalla.

Las grandes empresas ya saben que el apetito de autorrealización que tienen algunas personas, es el mejor motor de un buen performance. Una zanahoria interior e infinita que nunca termina sólo incita a mejorar constantemente.

¿Pero qué es y cómo se logra realmente auto-realizarse?

La autorrealización parecía una inquietud propia de las sociedades que pueden permitirse tomar café fuera de casa los domingos. O al menos, eso sugería A. Maslow  quien la situaba en la cima de su conocida pirámide de necesidades a partir de la cobertura de otras primarias. Sin embargo, el actual fenómeno de Millenials opta por cambiar la perspectiva y mirar esa pirámide desde arriba, a ojo de Drone, esta generación sitúan la auto-realización en el centro de sus prioridades.

Los millenials actúan motivados por la inquietud de hacer y compartir lo que aman en cada momento, impulsados por fuertes ideales y ansias de reafirmar su identidad en un mundo difuminado por la fluctuación de ideas y posibilidades.

Pero…

Aunque son rápidos dando resultados creativos y apasionados, es fácil que la nueva fuerza de trabajo pierdan de vista las necesidades del contexto y caigan en el hedonismo. Peligrando caer en una falta del compromiso a largo plazo que si que requiere la consolidación de una carrera profesional con sentido y dirección.

Para conseguir que nuestro trabajo sea realmente una fuente de auto-realización es necesario, más allá de lograr el impulso por nuestros valores y fortalezas, no perder de vista el contexto y su demanda. En otras palabras, la habilidad de ser realista, posiblemente una de las competencias en mayor riesgo de extinción en nuestra era (después de la de centrarse en una única tarea).

En este sentido hablaba en la presentación de este blog sobre el concepto de situación profesional idónea, como la intersección de ambas variables lo interno y lo externo que concede estado de flow.

Más allá del conocimiento de lo exterior que lo exploramos en el otro apartado de este blog (conoce el mercado laboral), el viaje hacia la auto-realización con un paso hacia dentro, girando la mirada a uno mismo hacia el auto-conocimiento.

Anuncios